MARÍA Y LA PALABRA

P Javier Alson smc y P Antonio Larocca smc

INTRODUCCIóN: María tierra fecunda
MARÍA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO
MARÍA EN LOS EVANGELIOS SINÓPTICOS
EL EVANGELIO DE JUAN Y EL APOCALIPSIS


1.- María escucha y encarna la Palabra de Dios

La persona que con mayor humildad y perfección escuchó y escucha la Palabra de Dios es María. Cuando el ángel Gabriel le comunica la voluntad de Dios, ella escucha con atención y luego acepta lo que Dios le propone (cf. Lc 1,26ss). Así la Palabra de Dios no solamente es creída por su Pueblo sino que ahora se Encarna en el seno de María. El fruto más grande que ha dado la humanidad es Jesucristo, no puede haber nada más grande que Jesús, y es el fruto bendito del vientre de María (cf. Lc 1,42). María no solamente escuchó sino que encarnó la Palabra de Dios.

Los cristianos debemos seguir el ejemplo de María, encarnar la Palabra en nosotros, para dar también muchos frutos de vida eterna. Si de verdad escuchamos con amor y humildad la Palabra de Dios daremos muchos frutos para todos. Una vez que la Palabra entra en nosotros nos va transformando a la imagen de Dios, y damos frutos que perduran, frutos para la vida eterna.

María es la tierra fecunda, la humanidad donde se siembra la Palabra y Dios está con nosotros Emmanuel, se queda para siempre. Dios se hace uno de nosotros para acompañarnos, iluminarnos, redimirnos y salvarnos. La Palabra de Dios se hace carne en María y pone su tienda entre nosotros (cf. Jn 1,14). Cristo viene a este mundo a redimirnos del pecado, a dar su vida en la Cruz. Para poder encarnar la Palabra hay que creer en ella, María creyó en lo que el ángel le anunciaba, y la Palabra se encarnó en ella.

María siempre escuchaba con atención y meditaba en su corazón los acontecimientos y las palabras que ocurrían de parte de Dios en su vida (cf. Lc 2,19), ella se disponía a cumplir lo que Dios le pedía cada vez. María no solamente aceptó que la Palabra encarnara en su ser sino que además encarnó la Palabra en su vida, porque ella siempre hizo lo que Dios le pidió, cambió sus planes para seguir los de Dios, siempre estuvo humildemente escuchando y cumpliendo la voluntad de Dios.

La Palabra se hizo carne y puso su morada entre nosotros, en la casa de María y de José, ese hogar de Nazareth se iluminó con la Palabra encarnada, Jesús, y desde allí se fue regando por toda la tierra, en la Iglesia de Cristo, que ilumina a todas las gentes de todos los tiempos. De los escuchadores de la Palabra María es la más perfecta, ella la encarnó en su seno, y se acomodó en todo a esa Palabra, ella nunca pecó en contra de Dios, siempre cumplió lo que su palabra le pedía, ella siempre fue fiel y humilde ante esa Palabra y acomodó su vida a Dios. María recuperó con su obediencia a Dios lo que Eva había perdido.

2.- María cumple la Palabra de Dios.

Como Abraham, María salió de sus planes, de sus comodidades, para seguir el camino de Dios, sirvió a la Palabra con su propia vida, y estuvo siempre a su lado, sobre todo en los momentos más difíciles, sobre todo en la Cruz, cuando la Palabra se debía encarnarse en la humanidad y formar la Iglesia, y fue abandonada por todos, rechazada, burlada, pero María permaneció fiel a la Palabra, nunca hubo en ella ni una rendija de infidelidad o soberbia, siempre estuvo aceptando en su ser y en su vida la Palabra viva de Dios. María es Discípula y Misionera de la Palabra de Dios.

Cuando Jesús murió en la Cruz la Palabra se sembró definitivamente en la humanidad, en la tierra de todos, Jesús entregó todo su ser, Cuerpo y Sangre, para darnos la Vida, para sembrarse en nosotros y darnos su Amor, su Presencia, su Caridad, su Perdón, que nos llevan hasta la vida eterna, nos salvan del pecado, del mal y de la muerte. Dios envió su Hijo, su Palabra, la expresión de sí mismo, la misma Palabra que había enseñado a los Profetas del Antiguo Testamento, lo envió para que se hiciera carne en el seno virginal de María, y una vez hecho hombre se entregara a sí mismo en la Cruz, de esa manera Dios nos ha perdonado, Cristo nos ha redimido y si aceptamos su Palabra, si creemos en él y acoplamos nuestra vida a esa Palabra, como lo hizo María, entramos en la Vida de Dios, en su Reino y así nos salvamos. Recuperamos lo que se había perdido en Adán, y entramos en la gracia de Dios.

3.- El pecado entra en el mundo

El primer pecado de la humanidad fue la desobediencia, la tierra se secó de Dios y la vida se volvió muy dura, la humanidad no escuchó a Dios y luego no cumplió lo que Dios le pedía. María fue la que escuchó con atención y amor, con fe sincera y profunda a Dios y en ella comenzó la regeneración de la humanidad; en María comenzó la recuperación de la humanidad perdida, porque ella escuchó y obedeció a Dios, la Palabra se hizo carne y Cristo redimió la humanidad, Cristo fue el hombre, el Hijo de Dios, que cumplió más perfectamente y humildemente la voluntad de Dios, le escuchó con puro corazón y se entregó a la muerte por obediencia, fue obediente hasta la muerte y una muerte de Cruz (cf. Fp 2,8), así Cristo recuperó lo que se había perdido en el pecado de Adán. Regresó la obediencia a la humanidad y volvió la Palabra a estar sembrada en la tierra humana, se iluminó de nuevo para siempre la humanidad y Dios sigue entrando en los corazones para realizar su obra. A quien le abra la puerta Dios entra y hace su morada en él (cf. Jn 14,23).

En el origen de la humanidad y en origen de nuestro pecado el ser humano cierra sus oídos, su mente y su corazón a Dios; quiere hacer las cosas por sí mismo y no permite que Dios le ilumine y le enseñe a diferenciar el bien del mal. Cuando Adán y Eva cayeron en el pecado de comer la fruta del árbol, quisieron conocer el bien y el mal directamente (cf. Gn 3,5), sin que Dios se lo enseñara, para poder liberarse de Dios y hacer su propia vida, sin tomarlo en cuenta. El primer pecado consiste en no escuchar ni obedecer a Dios, porque queremos ser más que Dios; de allí vienen todos los demás pecados; por eso nos dice la Biblia en el Antiguo Testamento: Escucha Israel, el Señor tu Dios es uno, amarás al Señor con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas (Dt 6,4-5). Lo primero que pide y manda Dios es “ESCUCHA”, y lo que se escucha es la Palabra que se transmite por medio de la voz y penetra no solamente por el oído sino que llega al corazón.

4.- Eva y Adán escucharon a la serpiente y se cerraron a Dios.

Eva y Adán escucharon la voz de la Serpiente, del Antiguo Dragón, y llevaron a su corazón esa palabra venenosa, La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que Yahveh Dios había hecho. Y dijo a la mujer: «¿Cómo es que Dios os ha dicho: No comáis de ninguno de los árboles del jardín?» (Gn 3,1), así cayeron en la desobediencia de Dios y quedaron sometidos al pecado y a la muerte. Cuando no escuchamos a Dios vivimos la vida por nuestra propia cuenta, cometiendo cualquier clase de errores y pecados, pero el fruto de estos pecados y esa vida es la muerte espiritual. Cada vez que nos cerramos a Dios y hacemos algo que está en su contra, o que daña a un hermano, estamos enfermando nuestra alma, estamos encerrando nuestro ser en lo profundo, en su esencia espiritual, dentro de una cárcel sin salida, dentro de una enfermedad sin remedio. Las enfermedades espirituales nadie las puede curar porque no hay manera de que un médico de la tierra pueda llegar a las profundidades del espíritu. Sin embargo la enfermedad está allí y nos lleva a la muerte, a la tristeza espiritual, al infierno.

Cuando nos cerramos a Dios estamos encerrándonos en nosotros mismos, nos quedamos solos, sin amor, sin perdón, sin la luz del alma que es la Caridad. El infierno es justamente esa soledad sin amor, sin que nadie esté contigo, sin que nadie piense en ti, una soledad llena de infelicidad. El ser humano debe buscar a Dios para salir del pecado de Adán, recuperar la gracia perdida, encontrar la verdadera felicidad que no consiste en comida ni bebida, es decir, en las cosas materiales, sino que consiste en paz, amor, gozo en el Espíritu Santo (Rom 14,17).

Adán y Eva se cerraron a Dios y se escondieron; perdieron la confianza en él y se pusieron a vivir su propio camino. Entraron así en la vida llena del pecado, con toda clase de problemas y males, ya en sus mismos hijos existió el homicidio, cuando Caín mató a Abel (cf. Gn 4,8). El mal siguió seduciendo a los descendientes de Adán y Eva, llevándolos a estar en contra de Dios, a perder sus caminos casi completamente, a perder esa imagen y semejanza de Dios que habían recibido al comienzo de su creación.

5.- Dios promete la salvación.

Dios desde el comienzo prometió restaurar su obra, cuando en Génesis 3,15 dice: Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje: él te pisará la cabeza mientras acechas tú su calcañar. (Gn 3,15). De esta manera se abre un rayo de esperanza dentro de la humanidad, de que algún día llegaría un hombre, descendiente de una mujer, que vencería a la Serpiente, ese hombre anunciado era el Mesías, Jesús, el Hijo de María, el Hijo de Dios.

Dios siguió revelándose en la humanidad y encontró a Abraham que le escuchó y creyó, por eso Abraham es el padre de la fe. Él dejó su tierra y se fue a caminar en el desierto, camino basado en la fe, porque había creído en la Palabra de Dios. Dios le prometió que tendría una descendencia como las estrellas del cielo (cf. Gn 15,5) siendo que su mujer era estéril y ambos ya mayores. En el desierto perfeccionó su escucha a Dios, se liberó de sus apegos y falsas creencias, y cada vez fue haciendo su vida más obediente a Dios, incluso llegó a estar dispuesto a sacrificar el hijo de sus entrañas, el hijo de la promesa, Isaac (cf. Gn 22,6ss).

Dios fue así realizando una alianza con el ser humano y de Abraham surgió un pueblo, porque su nieto Jacob tuvo doce hijos que fundaron las doce tribus de Israel. La diferencia de este pueblo con el resto de los pueblos era que vivían la bendición de Dios, que se pasaban de padres a hijos, eran el pueblo de la fe en el verdadero Dios, el pueblo que escuchaba a Dios; el signo de pertenecer a este pueblo era la circuncisión. Dios siguió hablando por medio de este pueblo e hizo surgir un hombre extraordinario, la figura más importante del Antiguo Testamento, Moisés, quien vio al Señor cara a cara (cf. Ex 33,11), y recibió de Dios los mandamientos de su ley mediante los cuales irían recuperando el camino perdido en Adán y Eva, así los hombres podían saber nuevamente qué era el bien y qué era el mal. El pueblo debía oír la Palabra que Dios transmitía por medio de Moisés, creer en esos mandamientos y cumplirlos; de esta manera ir recuperando la Presencia de Dios en su vida y el pueblo de Dios se iba volviendo mejor, más limpio, porque la Palabra y la Ley de Dios lo estaban volviendo a la gracia original.

Siguió Dios hablando de diferentes maneras, sobre todo por medio de los Profetas, que recibían la Palabra de Dios en forma viva en su corazón y tenían que trasmitirla al pueblo, aunque muchas veces este pueblo era de dura cerviz (cf. Ex 32,9) y no quería escuchar las críticas que le hacían los profetas, porque la Palabra de Dios es como una espada (cf. Hb 4,12) que hiere el corazón porque separa el bien del mal y a menudo la gente no quiere escuchar a Dios para no dejar el pecado, porque están apegados y acomodados en ese pecado.

Al final Dios envió directamente a su Hijo, a su Palabra, para que fuera uno de nosotros y realizara no solamente una predicación de la Palabra de Dios sino que él mismo se entregara a la maldad del pecado del hombre y a la muerte, para redimirnos de este pecado. Cristo es la Palabra hecha carne (cf. Jn 1,14), el Mesías esperado que iba a pisar la cabeza de la Serpiente (cf. Gn 3,15), el Cordero inmolado como sacrificio agradable al Padre para expiar y perdonar el pecado del mundo (cf. Jn 1,29), el Cordero resucitado y glorificado a la derecha del Padre (cf. Ap 5,12-13) para interceder por nosotros y seguir realizando la obra de salvación por medio de su Iglesia, hacer que volvamos a la gracia original, antes de la caída de Adán y Eva, ser hijos de Dios, abiertos a su Voz, que amorosamente acepten su Presencia y Voluntad, volver a ser no solamente sus creaturas sino sus hijos queridos, coherederos en Cristo de su Reino, salvados del infierno, de la soledad y angustia, de la infelicidad, que son los frutos del pecado.

6.- La Iglesia junto con María ofrece la Palabra de Dios encarnada.

María escuchó con corazón puro la Palabra de Dios y creyó en ella, como Abraham, y la Palabra se hizo carne en María; en su vientre purísimo tomó la carne humana y de ella nació Jesús, su propio Hijo, el Hijo único de Dios. Y la Palabra se hizo carne, y puso su tienda entre nosotros, y hemos visto su gloria, gloria que recibe del padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad (Jn 1,14).

La Iglesia como María, ofrece la Palabra Viva a los fieles, para que se alimenten de ella, la hagan parte de su vida y su tierra cambie, se haga hermosa y dé muchos frutos. María es el comienzo de la tierra hermosa, renovada por Dios, llena de su Espíritu, llena de su Gracia, la que nos enseña el camino que tenemos que recorrer, cada día creer con mayor profundidad y amor en su propio Hijo, la Palabra hecha carne, Jesús, y obedecerle, cumplir las cosas que Dios nos dice y nos pide.

Creer, amar y obedecer a Jesucristo es la esencia de la Iglesia y del ser cristiano, y María es la persona que más creyó, amó y obedeció a Jesucristo, porque no solamente fue una fiel creyente y discípula sino que fue en ella que se encarnó la Palabra y por eso la fe de María es más fuerte y profunda que la de nosotros, porque ella es la madre del Verbo Encarnado, su amor es también único dentro de la Iglesia, por ser amor de discípula y de madre y su obediencia es única y perfecta. Por esta nueva obediencia de Cristo, reflejada en María de la manera más perfecta, Dios comenzó la restauración de la humanidad, la desobediencia de Eva y Adán se resolvieron en la nueva obediencia de María junto a Jesús. La Nueva Creación, la Nueva Alianza que supera la Antigua y lleva de nuevo la humanidad a su inocencia original.

Preguntas:

1.- ¿Por qué María es la que mejor ha recibido la Palabra de Dios?

2.- ¿Encarnas y cumples la Palabra de Dios en tu vida?

3.- ¿De qué manera entra el pecado en tu vida?

4.- ¿Cuáles son las cosas que te atrapan y encierran?

5.- ¿Qué te ha prometido Dios?

6.- ¿A quién le has ofrecido las enseñanzas de Dios?

Más..