MARIA EN EL ECUMENISMO

- P. Javier Alson smc

INTRODUCCIÓN

Las verdades sobre María que mantiene la fe católica a veces escandalizan a los hermanos protestantes y es conveniente comprender mejor el motivo de estas reacciones contrastantes. En la medida que comprendemos mejor el núcleo de la controversia, el contexto histórico religioso donde ocurrieron, podremos expresarnos de manera más adecuada y hacernos comprender incluso por aquellos que no comulgan con nuestra Iglesia. La cuestión primordial consiste en que para profundizar la doctrina del misterio de Dios en la historia, en la Iglesia, en la revelación; no podemos rechazar nada de este misterio. La Virgen María ha estado presente en el centro de este misterio, como nos lo muestran los evangelios y luego el credo de la Iglesia; en la medida que aceptemos su presencia y el reto de profundizar en su realidad personal relacionada al misterio divino, estaremos caminando en la verdad y eso nos va a ayudar a descubrir mejor nuestra
participación en ese misterio divino. Los protestantes al haber negado esta profundización, se encuentran con un cierto vacío que tarde o temprano tendrán que enfrentar y resolver sinceramente. La Iglesia nos pide evitar expresiones que puedan confundir a los protestantes haciéndoles creer que somos idólatras o algo así; es decir, que no podemos decir que adoramos a María o a los santos; no podemos quitar la centralidad de Cristo en nuestra fe, no podemos dar una imagen, que en realidad es falsa, de nosotros mismos.

Al estudiar la mariología en esta dimensión ecuménica estamos adquiriendo herramientas que nos ayudan a expresarnos con todo el mundo, no para perder nuestra
fuerza devocional y amor a María sino para poder comunicar y transmitirlo a los demás, incluso a los alejados de este amor. El Papa Pablo VI en su gran encíclica mariana Marialis Cultus nos explica cómo tiene que ser la mariología; bíblica, trinitaria, cristocéntrica y pneumatológica; además debe tomar en cuenta la dimensión ecuménica.

Más ..